Lunes, 16 Octubre 2017 15:38

Los argentinos, los hombres con más índices de obesidad en Latinoamérica

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Según un informe, Argentina es el país de Latinoamérica con mayor índice de obesidad en la rama masculina. Según un informe, Argentina es el país de Latinoamérica con mayor índice de obesidad en la rama masculina.

SALUD. NÚMEROS QUE ALARMAN. Reflejan los números dados a conocer en un informe presentado por la agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El 26,7 por ciento es afectada por este desequilibrio.

Argentina es el país con más hombres adultos obesos de todo Latinoamérica y el Caribe, con un 26,7 por ciento de su población masculina afectada por este desequilibrio, que implica importantes riesgos para la salud, según un informe presentado por la agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El relevamiento “Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe” presentado en Santiago de Chile, muestra además que el hambre aumentó por primera vez el año pasado en la región, después de más de una década de retroceso, ubicándose un seis por ciento por encima de la medición anterior.

Es que en seis de los 32 países medidos -entre los que se encuentra Argentina por una diferencia de sólo 0,2 puntos porcentuales- aumentó la desnutrición, que ya afecta a 42,5 millones de habitantes de la región, lo que representa un incremento de 2,4 millones de personas.

La contracara de la subalimentación es la obesidad, que representa igualmente un problema de salud pública en todos los países de la región de las Américas.

Según el informe, Argentina tiene la mayor proporción de hombres adultos obesos (26,7 por ciento), seguido por Chile (24,8 por ciento), Bahamas (24,6 por ciento) y México (23,7 por ciento).

 

ELLAS TAMBIÉN. El informe demuestra también que la obesidad, sigue siendo una problemática de salud que afecta mucho más a la población femenina, y Argentina no es ajena a este fenómeno: el 30,1 por ciento de las mujeres sufre obesidad contra el 26,7 por ciento de los hombres.

Y el país se encuentra quinto entre las naciones sudamericanas con mayor proporción de población femenina adulta obesa, después de Chile (32,8 por ciento), Surinam (32,2), Uruguay (31,3) y Guyana (30).

En relación a Latinoamérica y el Caribe en su totalidad, Argentina se encuentra en décimo sexta posición entre los países con mayor proporción de mujeres adultas obesas.

El informe explica que “24 países de América Latina y el Caribe, presentan una proporción de personas obesas en valores cercanos o superiores al 20 por ciento" y a nivel regional “todos los países han incrementado sus tasas entre los años 1980 y 2014”.

En Antigua y Barbuda, Argentina, Trinidad y Tobago y Uruguay, por ejemplo, cerca del 29 por ciento de la población es obesa; Chile en tanto, alcanza el 30; Bahamas, un 32.

Por el contrario, las menores tasas se encuentran en Haití, con un 11 por ciento de la población, y Bolivia, Guatemala, Honduras, Paraguay, Nicaragua y Ecuador, que presentan tasas inferiores al 20 por ciento.

“El consumo de productos ultra-procesados está directamente relacionado con el incremento en la prevalencia del sobrepeso y obesidad, así como de las enfermedades no transmisibles”, afirmó la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

FAO y OPS advirtieron que si estos indicadores no se modifican, la Región no podrá no cumplir con la meta de erradicar el hambre y la malnutrición en 2030, comprometida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Con el aumento del hambre, es muy difícil que la región alcance el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 Hambre Cero”, dijo Julio Berdegué, Representante Regional de la FAO.

Si bien los niveles de hambre se redujeron 21 países de la Región y éstos siguen siendo bajos en comparación con el resto del mundo, el número absoluto de personas con hambre aumentó en Latinoamérica y el Caribe, "y hay señales de que la situación se está deteriorando, especialmente en Sudamérica, donde el hambre creció de 5% en 2015 a 5,6% en 2016".

“Vamos por mal camino. La región ha dado un paso atrás importante en una lucha que venía ganando. No podemos tolerar los niveles actuales de hambre y la obesidad, ya que paralizará a toda una generación de latinoamericanos y caribeños”, advirtió el Representante Regional de la FAO, Julio Berdegué.

La peor situación en términos de prevalencia de subalimentación la presenta  Haití, donde casi el 47 por ciento de la población, es decir 5 millones de personas, sufre hambre. Este número representa casi dos tercios de toda la subalimentación en los países del Caribe.

El Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional de América Latina y el Caribe 2017, reporta los avances de los países de la región hacia las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), por primera vez desde la aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Además brinda a los responsables de elaborar políticas, la información necesaria para proponer y avanzar políticas y programas que contribuyan a combatir el hambre, la desnutrición crónica y a detener el rápido avance de la epidemia de obesidad.

 

OPINIÓN

Una enfermedad, no una burla

 

Dra.Virginia Busnelli

Directora Médica de CRENYF

 

Octubre podría ser definido como el mes de la toma de conciencia sobre la obesidad, ya que se conmemoran el día mundial, el latinoamericano y el nacional de lucha contra la obesidad. Vale, entonces, aprovechar esta oportunidad para poner luz sobre algunas cuestiones que - si bien parecen ser de público conocimiento - contradictoriamente escapan a nuestro manejo diario e incluso, en oportunidades, a nuestras elecciones y decisiones cuando de esta enfermedad hablamos.

La obesidad es una enfermedad, no es una elección y de ninguna manera debiera ser motivo de burla. Quienes sufren exceso de peso deben sumarle al malestar físico y emocional, muchas veces, el maltrato o la discriminación por parte de su entorno, e incluso de desconocidos, lo cual no hace más que agravar las consecuencias de esta ya, severa enfermedad.

En la actualidad, la obesidad se presenta como la patología metabólico-nutricional más frecuente, tanto en la edad adulta como en la infancia. Según la última encuesta de factores de riesgo del año 2013, en Argentina el 57,9 % de la población tiene exceso de peso, el 37,1 % tiene sobrepeso y el 20,8 % tiene obesidad.

El consumo desmedido de las llamadas "comidas rápidas", de las bebidas azucaradas (gaseosas y jugos) y, en líneas generales, los excesos en cada elección adicionando sal, grasa y azúcar a los alimentos, tiene como resultado que la obesidad se haya convertido, según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la epidemia mundial del siglo XXI.

Problemas cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión, algunos tipos de cáncer, pueden ser parte de las consecuencias de la obesidad a las que se suma, además, la disminución de la calidad de vida.

Es fundamental tomar conciencia de que cuando hablamos de exceso de peso y obesidad no referimos solamente a la edad adulta sino que, lamentablemente, la presencia de esta realidad en niños es cada vez mayor. En Argentina la prevalencia de sobrepeso en niños en edad escolar es de aproximadamente del 15% con algunas variaciones en los diferentes rangos de edad y, lo que es aún más alarmante, las cifras van creciendo año a año.

Esto representa un grave problema para la salud pública y un gran desafío para los profesionales de la salud. Por eso tener la oportunidad de concientizar a la sociedad sobre lo que está sucediendo, pudiendo comenzar a comprender la importancia de elegir las mejores opciones para combinar alimentos en nuestro hogar, incorporando el agua a nuestra mesa diaria y sumando la importancia de realizar ejercicios disfrutando del aire libre en familia, enseñando a nuestros hijos a comer de todo sin prohibiciones pero sin excesos, es parte de las responsabilidades que tenemos no sólo como médicos, quienes llevamos adelante ese trabajo, sino como padres, como maestros, como entorno.

Aprender a comer es aprender a vivir mejor, teniendo presente que la salud de los más chicos hoy marcará el futuro de nuestro país mañana.

Visto 14 veces
ABZ

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.