Lunes, 18 Septiembre 2017 14:43

Un soñador en los cielos

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
El reportero gráfico de ABZ Marcelo Miño volando junto al piloto Gustavo Chapelet. El reportero gráfico de ABZ Marcelo Miño volando junto al piloto Gustavo Chapelet. FOTOS MARCELO MIÑO

AVIACIÓN. El Aero Club de Paraná tiene las puertas abiertas para todo el mundo. Gustavo Chapelet no soñó con ser futbolista, médico u otra cosa. Su anhelo todavía, con sus 41 años, es poder insertarse en el rubro laboral de la navegación aérea. Mientras tanto, le mostró a ABZ los placeres de volar y ver el mundo desde otro plano.

Los sueños van mutando. A medida que vamos creciendo y debido a nuestra preparación o desarrollo, los anhelos van cambiando. Muchos son los que logran cumplir sus objetivos, pero otros tantos, no.

Gustavo Chapelet es un soñador de los cielos. El vuela todo el tiempo a modo de pasatiempo, pero su máximo objetivo está relacionado con la aviación y específicamente en poder convertirse en piloto rentado. Algo que ve difícil, pero que cree no es imposible.

En el Aero Club de la Ciudad de Paraná, quien activamente trabaja en la Policía de Entre Ríos, invitó a ABZ a ver la capital entrerriana y la zona desde el aire, lo que fue una experiencia única, muy reconfortante. Esta práctica está al alcance de todo el que lo apetezca, con solo arrimarse al Aero Club y pagar un monto económico accesible.

Luego del vuelo a bordo de la aeronave modelo Piper PA-38 “Tomahawk”, propiedad de la institución de la capital entrerriana, Gustavo dialogó con ABZ.

-¿Desde cuándo tenes esta pasión por la aviación?

-Descubrí que quería ser piloto cuando era chico, pero el curso lo pude hacer recién en el año 1998. Ya hace bastante tiempo en la localidad de Concordia. Desde ese momento me mantengo en esta actividad que para mí es una pasión.

 -¿Cada cuánto te subís a pilotear un avión?

-Si sos socio del Aero Club de la ciudad de Paraná, tenés la posibilidad de volar cuando podes o querés. El club nos presta el avión. Acá hay un mínimo mensual de horas de vuelo que hay que cumplimentar. Son dos horas al mes que se pueden repartir en las formas que estén previstas dentro de las posibilidades de cada uno.

 -¿Puede venir cualquier ciudadano a acompañar los vuelos?

-El Aero Club de la ciudad de Paraná está abierto de lunes a domingo para cualquier persona. Acá se hacen vuelos de bautismo para aquel entusiasta que quiera realizar esta experiencia. Solo tiene que arrimarse y acá hay gente que los va a recibir. A quienes se quieran iniciar en esta actividad, también hay personal disponible para capacitar y asesorar. Se puede hacer el curso de aviación o una carrera como piloto comercial.

 -¿Desde el aire se ve el crecimiento de la ciudad?

-Hace 20 años que vivo en Paraná y desde el aire hay una perspectiva muy diferente de todo. El crecimiento de la ciudad en todo este tiempo ha sido muy importante.

 -¿En todo este tiempo pudiste observar cambios en la forma de cultivar y en los campos?

Es muy notable como los campos han cambiado debido a la forma de los cultivos actuales. Si haces una navegación inmediatamente te das cuenta de la variación. Si vas a otro aeroclub, de otras ciudades, donde habitualmente se veía bosque nativo, ahora están sembrados, es muy notorio lo que el cultivo le ha ganado a la forestación.

-¿Cuál es tu mayor anhelo arriba de un avión? 

-Tengo sueños, esto es un camino largo, hay muchas licencias por sacar y se torna costoso. Es complicado, pero no imposible. Lamentablemente el mercado laboral en la provincia es muy acotado. Los empresarios por ahí no se animan al avión. Gente que por su trabajo viaja mucho a Buenos Aires o a otras ciudades, opta por un auto de alta gama, que son costosísimos o del mismo valor, en vez de un avión. Si comprarían un avión, se desarrollaría el empleo para los pilotos que podemos acceder a esa salida laboral.

 -¿Crees que esta forma de pensar va a cambiar en el tiempo?

-Siempre se puede crecer, me parece que la ciudad podría tener más aviones, solo que los empresarios se tienen que animar. Nosotros cada vez que la gente viene al Aero Club de Paraná los asesoramos, intentamos que pierdan el miedo, tanto a volar como a comprar una máquina. Hay mucha gente que por pasión y soñando con tener un trabajo relacionado a esto se ha capacitado mucho.

-¿En cuánto tiempo se puede estar en Buenos Aires con un avión con las características de las que hay en el Aero Club? 

-En un avión de cuatro plazas, en una hora cuarenta se está en Buenos Aires. En comparación con un vehículo de alta gama, que viaja a alta velocidad, el viaje en avión es mucho más corto y más seguro.  

 

AERO CLUB CIUDAD DE PARANÁ

El Aero Club Ciudad de Paraná es una institución con más de 70 años dedicada a la actividad aeronáutica. 

Es una institución de puertas abiertas, que constantemente invita a que se la visite vía aérea o terrestre, y a participar de las distintas actividades que se realizan; a disfrutar de un vuelo con amigos, realizar vuelos de bautismo, volar su modelo radiocontrolado, o simplemente a pasar un buen día en su camping.

La institución es presidida por Fabián Guendler, ubicada en el kilómetro 18 de la Ruta Nacional 12.

 

Datos del Aero Club Ciudad de Paraná

Dirección: RN 12, Km 18

Teléfono: 0343 497-9027

Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Página web: www.aeroclubparana.org.ar

 

La flota

El Aero Club Ciudad de Paraná cuenta con tres aviones a disposición de los socios.

Son dos Aeronaves Piper Tomahawk, el LV-OLF y el LV-OHW. Además un avión más, grande, modelo Piper PA-28R Arrow III, el LV-LXU.

 

Nuestro bautismo

Cualquier persona que lo desee puede acercarse al Aero Club de la Ciudad de Paraná y subirse a una aeronave para realizar un vuelo de bautismo. Abonando 500 pesos, un piloto o socio de la institución los acompaña a volar durante aproximadamente diez minutos por el cielo de la zona.

En ABZ tuvimos el placer de poder recorrer la capital entrerriana desde el aire, en nuestro vuelo de bautismo, conociendo la ciudad desde otras perspectivas, con una sensación tan reconfortante, llena de novedades y adrenalina.

Sentados a la par de Gustavo Chapelet, nuestro piloto, pudimos sobrevolar el majestuoso río Paraná, la capital entrerriana, pasar por lugares como La Picada o Villa Urquiza, y ver los tapices de los campos sembrando, que van llenando una alfombra repleta de parches en distintos tonos de colores. Una sensación única, que vale la pena vivir.

El avión Piper PA-38 “Tomahawk” que abordamos nos generó simpatía desde que lo vimos. Al ser una aeronave biplaza lado a lado, permite sentir la misma sensación de quien va piloteando, sin tener la responsabilidad del mismo.

Tanto en el despegue, como en aterrizaje, la nave se mostró segura, confortable. Y a pesar de que el día estaba ventoso, el vuelo fue muy placentero y seguro. Altamente recomendable.

Sin dudas que las sensaciones de volar en un avión de las características del “Tomahawk”, es muy diferente a las que se viven en uno comercial, de grandes dimensiones, que se pueden ocupar cuando se viaja en las diferentes líneas aéreas.

 

Características del Piper PA-38 “Tomahawk”

El Piper Tomahawk es un avión que fue diseñado por los ingenieros de la Piper Company en conjunto con instructores de vuelo de todas partes del mundo, buscando el diseño de un avión ideal para este fin. Es un avión monomotor, biplaza lado a lado con un motor de cilindros opuestos Lycoming O-235-L2C de 112HP de potencia, con características tales como que el control de vuelo es parecido al de otros aviones mucho mayores. Gracias a esto a los pilotos que aprendieron a volar en un Tomahawk les resulta mucho más fácil pasar a aviones mayores, de ahí la popularidad del Tomahawk en los clubes de vuelo de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos.

El Tomahawk fue el intento de Piper de crear un avión de entrenamiento biplaza accesible. Antes de comenzar los trabajos de diseño Piper consultó ampliamente con los instructores de vuelo para obtener información de primera mano. Los instructores solicitaban un aparato capaz de volar en espiral durante más tiempo, puesto que otros biplazas de entrenamiento tales como los Cessna 150 o 152 fueron diseñados para salir espontáneamente de una espiral. 

 


Una panorámica del autódromo Ciudad de Paraná.

El avión Piper PA-38 “Tomahawk” que abordó ABZ.

 

Ciudad y Río, desde el aire.

FOTOS MARCELO MIÑO

Visto 64 veces
Juan Manuel López

Especial ABZ

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.