Lunes, 29 Mayo 2017 14:49

La (in)seguridad en los boliches

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)
El recital que se transformó en noticia por la agresión de una chica con un bisturí. El recital que se transformó en noticia por la agresión de una chica con un bisturí.

La cámara inquieta.

 

A lo largo de mi corta vida debo haber asistido a ¿qué? 25, 30 recitales; la cifra aumentando considerablemente desde el año pasado, cuando comencé a fotografiar estos eventos casi todos los fines de semana, principalmente. Gracias a ello, no sólo fui aumentando mi experiencia, sino también que aprendí cómo moverme dentro de los mismos, desenvolverme con distintos escenarios, con vallado y sin vallado; y un público tan diverso como sea posible. Un sábado recital de reggae, domingo concierto de música electrónica. Viernes siguiente de rock, y la semana siguiente de metal. Distintos géneros, distintos lugares, distinto público, pero hay algo que nunca cambió; la seguridad del lugar.

Claro que los artistas tienen su seguridad personal; pero en particular me refiero a la seguridad que posee el lugar donde se llevan a cabo estos recitales. Y es que, de esos, supongamos, 30 recitales a los que asistí; sólo en 5 habrán revisado mis pertenencias. Llámese a esto, el famoso “cacheo”. Si, el mismo que se lleva a cabo en las canchas, donde te sacan hasta los encendedores. Y está perfecto, la seguridad es lo primordial dentro de un evento, sea cual sea. Reitero, solamente en 5 recitales pasó esto.

Mucho se habla de la seguridad en los recitales, principalmente desde lo que sucedió hace 12 años, y un poco más, la tragedia de Cromañón. Se volvió a hablar hace unos meses, luego del recital que brindó el Indio Solari en Olavarría. Y también se hizo alusión al tema escasos días atrás, en el ataque terrorista que sufrieron miles de personas en Manchester, durante el recital de la artista pop Ariana Grande.

Preguntas como “¿cómo pudieron pasar con una bengala al recital?”, “¿cómo van a dejar pasar tanta gente?” O “¿cómo va a pasar una persona con una bomba casera?” fueron las más comentadas durante esos 3 hechos puntuales. Y la respuesta es muy sencilla: Fallas en la seguridad.

Pero sin ir tan lejos como cruzar el océano para preguntarnos por qué falla este sistema, el pasado viernes asistí a otro recital, esta vez de una banda local, la cual se presentaba en cierto boliche del puerto paranaense. Como fue de público conocimiento, esa noche aconteció en el mismo un suceso que tuvo repercusiones a nivel nacional. Una muchacha ingresó con un bisturí y demás objetos cortantes al edificio, y durante los últimos dos temas del repertorio, cortó, tajeó, acuchilló, como más desee el lector interpretarlo, a 5 personas que se encontraban alrededor de ella; terminando varios cortes en suturas debido a la profundidad de los mismos.

Sí, es cierto que pude presenciar cómo la seguridad del lugar no revisó a persona alguna, ni siquiera a mí. Y si, por ahí también se podría pensar que durante un recital de bandas locales, donde “todos son conocidos”, no habría que lamentar hechos violentos, más allá de algún que otro pasado de copas, que siempre los hay. Pero aun así, imposible conocer a todos en un recital; y más aún, conocer las intenciones de todos. O estabilidad mental, en este caso.

Y es que tenemos muchas preguntas para hacernos, a nosotros mismos y a los que deberían estar encargados de la seguridad de todo evento. ¿Habrá algún sistema para que estos controles se puedan realizar sobre todas las personas que asistan, con total normalidad, y al mismo tiempo agilizar la entrada al recital –o evento-? Si falla la seguridad de un lugar, ¿en realidad está fallando ella o lo hacen “los de arriba”? Si no nos podemos cuidar entre nosotros, ¿estamos en condiciones de exigir mayor seguridad?

Si en un recital pequeño, donde asisten unas, aproximadamente 120 personas, no se realizan los controles necesarios, ¿cómo podemos esperar que se realicen en eventos donde asisten miles?

 

Foto de un recital en Paraná el miércoles de la semana pasada, que refleja la falta de seguridad.  Se ingresó con un palo de selfies.

 

Visto 291 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.