Lunes, 27 Marzo 2017 23:36

…el fondo avaro de unas manos…

Escrito por
Valora este artículo
(3 votos)

 

La profesora Marisa Mazza conmueve a la reflexión activa, al pensamiento profundo de una realidad que dibuja grietas profundas, como escribiendo un texto que no se puede corregir. 

Docentes marchando federalmente... los docentes de la República solicitando al gobierno nacional diálogo, que reanude la charla, que convoque a paritarias. El presidente de la República diciendo: "se enviará un proyecto al Congreso de la Nación que contempla el "Plan Maestro" con metas específicas para resolver los problemas que demostraron los chicos en la evaluación "Aprender" 2016”. Y estamos hablando de la misma República... ¿Me pregunto si la grieta, no la grieta sobre la que bellamente versaba Hölderling, la grieta como concepto englobante y formador de divisiones, nos ha dejado a unos de un lado y a otros del otro? De un lado los maestros marchando reclamando diálogo, convocatoria a paritarias, del otro el poder ejecutivo nacional proponiendo nuevas metas: acelerar el proceso para que todos los chicos tengan educación inicial, ir más rápido en extender la jornada en todas las escuelas del país, a diez años que la mitad de los profesores sean bilingües, y 200 días de clase... Y la grieta se ensancha y ahonda las diferencias: el ambicioso plan que pretende el gobierno nacional se contrasta con la realidad de la Marcha Federal, el gobierno que está empecinado en no acompañar el salario docente con los niveles de inflación que tenemos... Y la grieta sigue dividiéndonos... El decir del presidente nos presentifica la grieta: "Hay inequidad entre el que puede ir a la escuela privada y el que tiene que caer en la pública"... En mi barrio de infancia dirían: de la abundancia del corazón hablan los labios... "caer" en la escuela pública, que expresión que muestra a las claras lo que el presidente entiende por educación pública, el lugar en el que caen los que no pueden ir a la escuela privada... Dice: los chicos que no pueden ir a la privada, no les queda más que ir a la escuela pública... ¿Y quiénes no pueden ir a la escuela privada?, ¿los pobres?, ¿los niños, los adolescentes, los jóvenes o los adultos que no tienen quién se ocupe de ellos?... Esta expresión merece otras conversaciones, las escuelas privadas están también, allí en los lugares donde el Estado no ha llegado, en zonas de vulnerabilidad extrema… 

La grieta, inmensa, devoradora… para unir, para empezar a zanjar la grieta es indispensable reconocer la realidad... 

¿Garantizar doscientos días de clase? ¡No podemos cumplir con 180! 

¿Acelerar el proceso para que todos los chicos tengan educación inicial, ir más rápido en extender la jornada en todas las escuelas del país? ¡Nuestros estudiantes no están teniendo clases en la República Argentina! Como suele ocurrirme, encuentro un texto bello, poesía, de Roberto Juarroz, la comparto, invitando a seguir pensando, a trabajar con serio compromiso. Hay tanto por perder. Que no nos ocurra que la grieta se devore a los nuestros, a los que tenemos que heredar, inscribir y repartirles la herencia... 

 

POESÍA VERTICAL. Hay que caer y no se puede elegir dónde. Pero hay cierta forma del viento en los cabellos, cierta pausa del golpe, cierta esquina del brazo que podemos torcer mientras caemos. Es tan sólo el extremo de un signo, la punta sin pensar de un pensamiento. Pero basta para evitar el fondo avaro de unas manos y la miseria azul de un Dios desierto. Se trata de doblar algo más que una coma en un texto que no podemos corregir.

Visto 669 veces Modificado por última vez en Martes, 28 Marzo 2017 00:42
Prof. Marisa Mazza

Especial ABZ

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.