Miércoles, 01 Marzo 2017 14:31

No existen los años buenos y los años malos

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)
Los paisajes recorridos y estampados en fotos. Los paisajes recorridos y estampados en fotos.

Un viaje por el norte argentino, para descubrir las bellezas de un país encantador desde sus paisajes.

 

No existen los “años buenos” y los “años malos”, como muchos pueden llegar a catalogarlos. Son años donde pasan cosas buenas y cosas malas; y para mí, el año 2015 fue uno de esos. Un año donde la primera mitad la pasé estudiando, sacando fotos, y haciendo una de las cosas que más me gustaban en ese entonces, y hasta el día de hoy, que era hacer deportes. Si bien aún me agrada y sirve para despejarme, fui dejando los deportes un poco de lado para enfocarme en la fotografía; pero en ese año en particular, fue muy duro a partir de junio, cuando tuve una lesión grave en la rodilla, lo cual me dejó como saldo un tornillo allí y unos cuantos meses de recuperación. Como deportista y fotógrafa, me vi en un decaimiento muy grande, al menos durante los primeros dos meses de recuperación.

Tengo la suerte de tener una familia a la que le gusta mucho viajar y es por eso que, en el mes de octubre planificamos un viaje al norte argentino. Más específicamente, Salta y Jujuy; un recorrido por los lugares más conocidos de ambos destinos turísticos. Aún no había cumplido los dos meses de operada, “que corajuda que sos” me concedió mi abuela. Es así, que partimos en un viaje de más de 15 horas con mi vieja y mi abuela, las tres generaciones. Obviamente, la mayor parte del viaje la pasé durmiendo.

El primer día tuvimos un tour por la ciudad de Salta, con las historias de sus tan conocidas peñas y los edificios y monumentos que allí se encuentran. La finalización del mismo fue la subida al cerro San Bernardo, desde donde pudimos observar toda la ciudad de Salta en todo su esplendor; la vista, nocturna. El segundo día programamos una excursión a Cachi, conocida por ser uno de los pueblitos que se encuentra a 2.500m sobre el nivel del mar. Se podría decir que el viaje se catalogó como turismo aventura de cierta manera, ya que, al subir por una de las cuestas que lleva al mismo, la cual está recubierta de broza, tuvimos un desperfecto con la combi en la que nos trasladábamos, y estuvimos cerca de dos horas parados en uno de los, valga la redundancia, paradores que se encontraban allí debajo. En el mismo conocimos estos animalitos que son bastante común por aquellos pagos, los guanacos. Luego de reparado el vehículo, proseguimos nuestro viaje, por el cual recorrimos La Recta del Tintin, el Parque Nacional Los Cardones y La Cuesta del Obispo, la que se encuentra aproximadamente a 3.400 msnm.

Tercer día y el destino era Cafayate. Al no ser yo gran amante del buen vino, o del vino en general, me enfoqué en los paisajes, los cuales cambian constantemente. Tierra rojiza, cerros con distintos colores, paisajes hasta desérticos, etc. Garganta del Diablo, el Anfiteatro, el famoso puente de una conocida película argentina, el “obelisco del norte” y viñedos son algunos de los puntos más llamativos del recorrido. Uno de los principales retos del mismo fue escalar cerros y adentrarme dentro del “Cementerio de Barcos”, donde habitan animales salvajes como pumas y quién sabe qué, para poder obtener fotos increíbles.

Al cuarto día tuvimos una de las atracciones más esperadas. Purmamarca, Tilcara y Humauaca. Cerro de los siete colores, Pucará de Tilcara y Quebrada de Humauaca siendo de los puntos más conocidos por la mayoría. Recorrimos las calles de estos tres pueblos que contienen tanta historia y cultura, que uno se siente insignificante. La calidez, amabilidad y humildad de los habitantes, tanto de Salta como de Jujuy es algo que, me dejó sin palabras. Una de las fotos que más quería obtener en este viaje es la típica de la persona anciana sentada a la puerta de su casa mientras los niños corretean frente a él. Y no pude obtenerla. No por timidez o por miedo a invadir la privacidad de la misma, sino porque me sentí tan conmovida por lo que ese viaje me regaló, que decidí guardar esos recuerdos solo para mí, en lugar de captarlas con el sensor.

Los paisajes recorridos y estampados en fotos. 

Visto 115 veces Modificado por última vez en Miércoles, 01 Marzo 2017 14:34

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.