Miércoles, 27 Septiembre 2017 02:43

Felices los Santos

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Martín Rivero el motor futbolístico del equipo. Martín Rivero el motor futbolístico del equipo. FOTOS MARCELO MIÑO

Tras la victoria ante Atlético Tucumán y a espera de Boca Juniors. Ocupa el tercer puesto en la tabla de posiciones de la Superliga de Primera División y tendrá en el Grella una cita de honor ante el puntero del certamen. El gran momento futbolístico de Patronato.

Qué lindo es ver a Balboa gritar su gol con la fuerza que lo hizo. Hay ganas de ser protagonista, de ir para adelante con ambición ofensiva. Cuántos aplausos que en la noche de viernes despertó Ribas. Por su gol con caño y pegada de ensueño con un empeine de oro. 

Cuánto corazón lleno se fue del Grella porque este equipo, mostró luces futbolísticas apagadas en otros tiempos. Porque muchas veces el equipo se amparaba en la lanza para ganar partidos. La lanza también está en el modelo 2017: Lemos es el abanderado. Pero Lemos ya no es el protagonista central de la película, es uno de los principales actores de reparto. Se dice que en fútbol la química es clave. El hecho de poder ensamblar distintas piezas y cada uno en su lugar darle brillo a la cuestión. Y Patrón lo logró en poco tiempo. Y lo disfruta codeándose con los grandes en la tabla de posiciones, guardando ese recorte que ubica a “Boca, River y Patronato punteros con 9 puntos”. Ese recorte de viernes inolvidable en un momento breve de campeonato (4 fechas). 

No parecía fácil conseguir cierto sostén de equipo tan rápido. El cambio de técnico, la llegada de refuerzos, la ida de jugadores, los desarrollos de amistosos donde no convencía o convencía poco. Y más con aquel comienzo de Superliga ni fu ni fa en San Juan. 

Siempre con los pies en la tierra hay que disfrutar como un buen vino este momento. Saborearlo. Repasar esos aspectos del triunfo ante Atlético Tucumán que lo llevaron a la victoria. Bértoli y aquellas atajadas cuando se lo necesitó, Vera disfrazado de juvenil para llegar a todas en la marca (por cielo y tierra) con sapiencia de veteranos. Lemos, a capa y espada en el medio. Rivero para jugar y meter bochas perfectas. Y la clase de fútbol. Porque se pueden apurar líneas sobre Rocky II, Balboa. Su segundo gol una obra de arte, participa la pierna zurda, corrige la derecha y pum de izquierda bien arriba. Pero Ribas no quedó atrás. Caño y gol con un tiro seco con el empeine derecho. Uruguay Presente. Y después el pedido de aliento a la gente levantando al público para que se anime como en el primer baile y baile desde las tribunas.

Dentro de un equipo que no desentonó en todas sus líneas el Patrón mostró alternativa que alientan a futuro. Lógico que tendrá que trabajar algunos aspectos. Los centros aéreos defensivos o la poca tenencia de pelota más allá que en porcentajes aumentó en relación al arranque de certamen. Ojo se fue Rivero de la cancha y por momentos flaqueó la estructura. Reacomodar variantes dentro del mismo juego será otro reto. 

Pero la cara de la verdad es la cara de la gente. Que aplaudió mucho, que se levantó varias veces de la silla para ver el desenvolvimiento de alguna acción ofensiva. Que se fue a su casa pensando en el momento histórico con Boca Juniors que vendrá en algunas semanas, más allá de la cita previa en Córdoba ante Talleres. 

Aprender a saborear este paso por primera División. De eso se trata esta historia. Y con un equipo que el viernes acercó aspectos que hablan de la felicidad futbolera. Felices los Santos. 

Sebastián Ribas, llegó del fútbol ucraniano y se amoldó al esquema Santo. 

Adrián Balboa, define de zurda, tras corregir de derecha ante los tucumanos. Espectacular gol. 

La dupla uruguaya Ribas-Balboa, la fórmula del gol de los entrerrianos. 

FOTOS MARCELO MIÑO 

Visto 28 veces
Ezequiel Ré

Especial ABZ

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.